Masaje de Piedras Calientes

También llamada Terapia Geotermal, se trata de una ancestral técnica que combina el masaje terapéutico tradicional con la aplicación de piedras calientes volcánicas sobre la piel. Las culturas más primitivas utilizaban los elementos que les proporcionaba la naturaleza para aliviar el dolor. Las piedras y minerales que encontraban a su alrededor eran usadas para aliviar enfermedades y dolores mediante la frotación, masaje y presión de las mismas.
Especialmente recomiendo este tipo de masaje para todas aquellas personas que padezcan problemas de tipo articular o muscular, dolores de espalda – cuello, lumbares, ciática – frío en el cuerpo, problemas circulatorios, etc. Si padeces de insomnio o te encuentras en una situación de estrés este masaje es uno de los remedios más utilizados para relajarse, reducir ansiedad y nervios así como para conciliar mejor el sueño. Excelente remedio si padeces de jaquecas o migrañas.
Según las necesidades de la persona las piedras serán colocadas en los puntos de acupuntura más indicados, en los chakras y en puntos de dolor, para a continuación realizar el masaje, presionando o frotando sobre ellos.
Las Piedras Calientes te ayudarán a poner los pies en el suelo, a conectar con la energía de la tierra, a volver a tus raíces.

Comprueba sus excelentes resultados desde la primera sesión. Una experiencia extrarelajante.

Masaje Tibetano

La Medicina tradicional tibetana es uno de los sistemas médicos de curación más antiguos del mundo, donde el masaje se considera como una técnica médica fundamental con importantes beneficios para la salud, ya que utiliza técnicas de frotación mucho más sofisticadas que las del masaje convencional que todos conocemos.

El cuerpo humano se compone de 5 elementos básicos, presentes en la naturaleza, a saber: tierra, agua, fuego, aire y espacio. El Masaje Tibetano trabaja especialmente con el elemento aire.
Factores como el frío, calor, humedad y sequedad atacan al organismo provocando enfermedades. El aire o viento es el factor patógeno más importante de todos, ya que se adhiere con frecuencia a éstos para formar el viento – frío, viento – calor, viento – humedad y viento – sequedad que producen como consecuencia la llegada de las afecciones en el cuerpo humano.

“ El viento es el jefe de todas las enfermedades”

El Masaje Tibetano ayuda a equilibrar el factor patógeno viento. Usando aceite caliente de proteínas de alta calidad (de almendras, de sésamo…) y a través de diferentes técnicas de frotación – fricciones, frotamientos, amasados, profundos movimientos circulares – el calor proporcionado con las manos del terapeuta calma el viento del paciente. Al tranquilizar el viento mejora la circulación, facilita la entrada de sangre en el músculo, que a su vez mejora la grasa, refuerza los huesos, mejora la calidad de la médula, mejora la tasa de metabolismo, facilita el sueño reparador, proporciona mayores niveles de energía, mejora el apetito y los problemas digestivos, eleva el estado de ánimo, eleva el estado de conciencia, aumentando en definitiva los niveles de energía del organismo.

Especialmente recomendado si sufres de problemas de ansiedad, palpitaciones, nerviosismo, ánimo decaído, falta de energía y vitalidad, estreñimiento, dolor de espalda, dolores musculares y articulares.
Con fines terapéuticos o de relajación te proporciona innumerables beneficios para tu salud y bienestar general.

Sumamente placentero y efectivo, la experiencia del Masaje Tibetano te proporcionara un estado único de relajación y paz.

¿Le puedo ayudar?

Si tiene alguna duda puede contactarme a través del formulario de contacto o vía teléfono.